Noticias

Redescubriendo los Baños de Ledesma: Abrimos una temporada termal más con novedades en el lugar #dondeELAGUAhacehistoria

Todo listo para que el Balneario en Salamanca abra su temporada 2017 con una oferta combinada de salud, cultura e historia, aventura y naturaleza potenciada con nuevas inversiones en sus instalaciones

El Balneario de Ledesma, una de las estaciones termales con más solera del conjunto de baños históricos del país, abra sus puertas a la temporada 2017. Y un año más, desde que la nueva dirección del Grupo Montepío asumiera el reto de potenciar y diversificar la oferta socio cultural y turística ligada a los Baños de Ledesma, lo hará  con mejoras y novedades, dirigidas a enriquecer la programación general cuyo primer servicio fundacional es el valor de sus aguas y en su afamado servicio de Hidrología Médica e hidroterapia con siglos de tradición y reconocimiento científico.

Cabe recordar que el manantial termal de los Baños de Ledesma, de origen y explotación anterior a la romanización de Hispania, situado a 25 kilómetros de la ciudad monumental de Salamanca, en el camino anexo que enlazaba la Ruta de la Plata con la Villa Medieval de Ledesma, fue declarado en 1886 “Bien de Interés Minero-Medicinal para el Reino de España” por la singularidad de sus aguas, que brotan a 46,4 grados de temperatura tras recorrer de manera subterránea kilómetros y kilómetros de recorridos que le confieren características únicas, como por ejemplo, su composición sulfurada (bicarbonatada sódica), con un alto contenido en flúor (entre 11 y 16 mg litro) y poseer, junto a todo ello, una gran conductividad, gracias a los 600 mS/cm que presenta, coherente con la salinidad del agua

La naturaleza excepcional de estas aguas de los Baños de Ledesma, gestionadas por el Montepío de la Minería Asturiana desde 1990, ha llevado en la historia científica española a promover diversos estudios que se remontan a 1697, como el “Tratado maravilloso de los Baños de la Villa de Ledesma”, de José Colmenero, o “Espejo cristalino de las aguas de España”, de Alfonso Limón Montero; siendo el más famoso el “Uso y provechos de los Baños de Ledesma”, que firmaría en 1774 el que fuera responsable del Claustro de la Universidad de Salamanca, el erudito Diego de Torres y Villarroel. Estos estudios concluyeron que estas aguas hipertermales sirven para el tratamiento de traumatismos y secuelas, artrosis, reumatismos y neuralgias, afecciones respiratorias y sinusitis, y dermatosis. Un equipo médico controla y vela por el desarrollo de los tratamientos.

Con 13 mil clientes al año, el protegido manantial de Ledesma es desde tiempos de Marco Aurelio un referente para la cura y la prevención de la salud hasta llegar a ser en el siglo XX pionero del Termalismo Social en España

Más allá de los estudios científicos, la fama de las aguas del Balneario de Ledesma, y las distintas aplicaciones que sus profesionales han ido desarrollando en el devenir de los siglos, ha propiciado que la apertura de la temporada de Baños sea una demanda y un acontecimiento socio-sanitario. Lo fue en tiempos donde el Balneario era poco menos que una villa hospitalaria, lo siguió siendo cuando lo balnearios cobraron en el siglo XIX una visión exclusiva y lo fue cuando sus terapias y tratamientos se popularizaron y conectaron, como ejemplo más destacado, con las necesidades para la salud más populares, en el caso de Asturias, con el Mutualismo Minero Asturiano y una atención concreta para las dolencias del sector: mejoras en el aparato locomotor, movilidad, reumas y especialmente, sistema respiratorio. De hecho, el servicio de inhalaciones del Balneario de Ledesma es uno de los más demandados a lo largo del siglo XX, no solo por los mineros asturianos, sino también por deportistas de élite (son famosas las estancias de ciclistas, como Induráín, Perico Delgado etc) que buscaban en sus estancias ganar capacidad respiratoria y aeróbica.

El Balneario de Ledesma, a orillas del Tormes, en plena dehesa y a un paso de Salamanca, fue pionero además en los programas de Termalismo Social del IMSERSO, apostando con sus casi 600 plazas repartidas en hotel y apartamentos rurales, por proyectos de turismo socio-sanitarios y de vacaciones familiares e intergeneracionales de salud y naturaleza, frente a otros de tipo más exclusivista.

Con unos 13.000 clientes al año, el Grupo Montepío ha redimensionado en esos dos últimos años el proyecto de los Baños de Ledesma con una apuesta por conectar su oferta entorno al agua (además del manantial cuenta con unas interesantes piscinas de verano con toboganes) con el propio valor turístico de su emplazamiento y del destino de las marcas “Comarca de Ledesma”, Salamanca histórica y monumental, la dehesa y el río Tormes. Esta apuesta significa la creación y potenciación de diversas actividades, las tres fundamentales: una línea de cosméticos, salud y belleza hechas en laboratorio especializad con agua del manantial; un centro de turismo activo (LedesmActiva) en el que se ofrece canoas por el Tormes, rutas por la dehesa en bici o trecking y rappel en el peñón del Museo de la Falla de Juzbado; y campamentos y cursos en inglés, especializados en salud y naturaleza, junto a la empresa especializada en Educación y Aventura Nubra. El año pasado, más de 1800 escolares de Asturias, Castilla y León y del resto del país participaron en estas actividades,

Desde hace un siglo, el Balneario de Ledesma está unido a Asturias por el Montepío, quién hoy ha abierto la oferta con una apuesta por el turismo activo, de salud, naturaleza e historia, e incluso educativo con cursos y campamentos en inglés.

Además, y con el fin de avanzar en ese turismo de salud, entretenido en sacar provecho a la privilegiada historia y naturaleza del entorno de los Baños, el Balneario de Ledesma y el Montepío han diseñado una programación cultural sostenida que ofrece música, teatro, talleres y juegos para niños, excursiones a los puntos más interesantes de los alrededores, charlas sobre belleza, gimnasio….

Con una cuidada oferta gastronómica, incluida a través de buffet en el paquete general que compone la tarifa llave básica del balneario (un todo incluido con alojamiento, las tres comidas centrales, la animación y por supuesto, los tratamientos), el Grupo Montepío ultima en estas semanas una inversión de cara a mejorar el confort de un importante número de habitaciones (un centenar) con climatización, modernos televisores, nuevas dotaciones para el gym, nuevas actividades y excursiones, y nuevos elementos en el área termal, que van desde duchas circulares más potentes, a cabinas de hidromasajes de chorros mixtas. También una grúa en piscina, para facilitar el baño termal a personas con movilidad reducida. Y a su vez, mejoras generales, destinadas a que esta “villa termal” saque mejor partido de su conexión con el Tormes y la dehesa. Cabe recordar que recientemente la dirección inauguró la Ruta del Cerro de Marco Aurelio (homenaje al pasado romano de las termas y al descubrimiento de monedas romanas de esa época en unas vasijas halladas en una excavación) tras recuperar 30 hectáreas de dehesa anexas para su uso turístico, conectándolas ya con la Senda al Viejo Camino de Baños a Juzbado.

 

Un Balneario de salud y popular

Al programa de Salud del Balneario de Ledesma puede llegarse por varias vías: Desde Asturias, vía mutualismo minero o por las más de 20 asociaciones, entidades o sindicatos que tienen acuerdo con el Montepío.

Desde Castilla y León, vía Club de los 60, el programa termal de la Junta de Gobierno de Castilla y León.

Desde España, vía programa de Termalismo Social del Imserso: el propio Balneario y decenas de ayuntamientos cuentan con equipos de trabajo en Servicios Sociales que canalizan estas solicitudes. Los Baños de Ledesma fuero pioneros en esta red.

Y de manera particular, puede acudir al Balneario de Ledesma, tanto al hotel como a sus apartamentos, llamando al 923 149 100. Cuentan con central de reservas en la web www.balnearioledesma.com

 

Volver



Compartir:     twitter     facebook